En una localidad de La Rioja próxima a Logroño de cuyo nombre no quiero acordarme hay una familia que guarda con especial cariño unos cuantos testimonios que nos remiten a Santa Teresa de Jesús: una pequeña escudilla circular de barro cocido vidriada en rojo con trazos negros cuya tapa aparece grabada en letras de molde con la leyenda TERESA DE JESÚS, una sábana dentro de una caja de cartón y un documento manuscrito que sirve para refrendar que dicha sábana, con un fuerte componente milagroso, fue cortada y hecha por la propia santa. Vienen, pues, estas reliquias a sumarse a otras más que hasta ahora habían permanecido ocultas para el gran público y sirven entre otras cosas para conocer ese complejo mundo de devociones barrocas estimuladas al calor del Concilio de Trento.

La sábana en cuestión fue regalada el 13 de julio de 1671 por Diego de Pereda a su primo Juan Alonso de Huidobro para que la pusiera en la caja-relicario que este último tenía en su capilla privada que, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, ocupaba un lugar relevante en la iglesia de San Pedro del lugar de Población de la Merindad de Valdivielso. Casado con doña Luisa de la Puente y Castro, por entonces difunta, la sábana la recibió en herencia doña María Vallejo, madre de doña Luisa y esposa de Luis de la Puente y Castro, y sus orígenes había que situarlos en el año 1563, cuando Santa Teresa acudía hasta Burgos para fundar el convento de carmelitas descalzas de San José extramuros de dicha ciudad y era acogida en la casa que Lope de Vallejo e Isabel López de Rivamartín, padres de doña María de Vallejo, tenían en el barrio de San Pedro. No es extraño, por tanto, que dada la mucha devoción que este matrimonio tenía por todas las cosas relacionadas con la santa fundadora prestaran habitualmente la sábana para colocarla sobre la cabeza de los enfermos con el fin de sanarlos y aportarles la necesaria tranquilidad de espíritu en tan penosos trances o sobre el vientre de las parturientas para evitar cualquier problema sobrevenido en el momento del alumbramiento. Ésta, en concreto, es la transcripción del documento:

“Jesús, María, Joséph Esta sábana me la dio a mí Juan Alonso de Huydobro en treçe de julio de 1671 el señor Diego de Pereda, mi primo, para que la pusiese en el rrelicario que yo Juan Alonso de Huydobro tengo en la capilla de la pura y limpia Conçeçión de la Virgen María Nuestra Señora concebida sin pecado orijinal en la yglesia de señor San Pedro de el lugar de Poblazión de Valdibielso, que está al lado del Hebanxelio de dicha yglesia, y me dixo se la abía dexado a su muxer a mi señora doña Luisa de la Puente y Castro, que Dios aya, mi señora doña María Vallexo, su madre, muxer de Luis de la Puente Castro, veçinos de Burgos. Y la dicha doña María de Vallexo fue hixa de Lope de Ballejo y Ysabel López de Ribamartín, vecinos de Burgos y moradores al barrio de San Pedro, quienes fueron muy amigos y afiçionados a la madre Santa Theresa de Jesús, asistiendo en su casa quando bino a fundar el conbento de las madres descalças de San Joséph, extramuros de Burgos, en el año 1563 y según lo que dexó dicho la dicha Ysabel López a la dicha doña María de Vallexo, su hixa, madre de la dicha doña Luisa de la Puente y Castro. Esta dicha sábana la cortó y yço por su mano dicha madre Santa Theresa de Jesús y siempre asta oy la a tenido en mucha benerazión y llebándose a enfermos poniéndola en la cabeza y a muxeres preñadas estando de parto poniéndola sobre el bientre a obrado Dios muchas marauillas por ynterçesión de la santa madre encomendándose a ella, que todo sea para gloria y onrra de Dios y de su Santísima Madre Santísima conçebida sin mancha de pecado orixinal. Diego de Pereda. Juan Alonso de Huydobro”.

La iglesia de San Pedro donde estuvo la sábana durante largo tiempo data del siglo XII y es una de las más carismáticas del románico burgalés. Incorporada a Puente-Arenas en la Merindad y Valle de Valdivielso, el municipio lo forman en la actualidad catorce entidades locales menores: Arroyo, Condado, Hoz de Valdivielso, Panizares, Población, Puente-Arenas, Quecedo, Quintanilla de Valdivielso, Santa Olalla, Tartalés de los Montes, Toba de Valdivielso, Valdenoceda y Valhermosa…